Por el «combo de Inespre» cientos de personas madrugaron en supermercados

0
72

Cientos de personas acudie­ron temprano ayer a los su­permercados de la capital para adquirir el combo de productos de la canasta bá­sica que ha dispuesto el go­bierno en las principales ca­denas de esos negocios, en el primer jueves que da ini­cio al programa de ventas populares.

Las personas adquirían un atado que contiene 10 libras de arroz selecto, 800 gramos de habichuela pinta, 16 on­zas de aceite, 30 unidades de huevos, dos libras de sala­mi, 400 gramos de espagueti, 16 onzas de pasta de toma­te, 125 gramos de sardinas y aproximadamente 3.5 libras de pollo congelado por valor de RD$1,000.

El programa impulsado por el Instituto de Estabili­zación de Precios (Inespre) junto a cadenas de super­mercados como La Sirena, Jumbo, Plaza Lama, Nacio­nal, entre otros, coloca mil unidades del combo cada jueves en todas las sucursa­les de esos negocios que se despachan a personas que presentan su cédula y solo pueden comprar una vez a la semana.

Este proyecto fue realiza­do con el objetivo de que los ciudadanos puedan com­prar productos alimenticios a bajo costo, constituyendo un ahorro para la economía en los hogares de aproxima­damente un 30%.

En los supermercados visitados ayer por perio­distas del Listín Diario se observó un ambiente ani­mado y las personas ex­presaban que el programa era una ayuda en la eco­nomía de los hogares.

Los trabajadores de los supermercados estaban temprano alistando los combos para que las perso­nas den con ellos fácilmen­te en esos establecimientos.

Es equivalente a una pe­queña compra semanal con elementos básicos de la ca­nasta familiar. Ya el próxi­mo jueves vienen y com­pran otra para que les rinda en esa semana. Está bastan­te bien”, dijo uno de los em­pleados.

A pesar de que es el mis­mo proyecto, cada sucursal tiene su metodología, en algunas los combos se en­cuentran por separado, es decir, sin la bolsa plástica, mientras que en otros solo se pueden comprar máxi­mo tres productos por per­sona.

Debido a esto, a horas tempranas de que se ini­ció a habilitar todo lo refe­rente a la venta, se queda­ron sin productos como el salami, el pollo y los hue­vos, ya que los ciudadanos optaron mayormente por estos. Como consecuen­cia, ya a las casi 11:00 de la mañana muchos se iban a sus casas decepciona­dos por no obtener los ele­mentos agotados.

Otros, sin embargo, sí contaban con los produc­tos completos y algo que identificaba los supermer­cados era la fluidez de compradores.

Las personas que pasa­ban alrededor se detenían para investigar sobre la compra y muchos, al ver la gran oferta que se ofrecía, se llevaban combos a sus hogares.

Además de verlo como “bueno y justo”, los clien­tes se encontraban ca­si sorprendidos con las ofertas. Algunos, a pesar de que no compraron es­te jueves, aseguraron que el próximo estarían desde temprano comprando el combo para sus viviendas.

FUENTE: LISTÍN DIARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí