Nombran los finalistas para suceder a Boris Johnson como primer ministro británico

0
27

Los diputados conservadores británicos designan este miércoles los dos candidatos finalistas para suceder al primer ministro Boris Johnson, entre quienes, en las próximas semanas, los afiliados del Partido Conservador elegirán a su nuevo líder y jefe de gobierno.

Tras cuatro rondas sucesivas de votaciones eliminatorias, el martes quedaron tres candidatos en liza: el exministro de Finanzas Rishi Sunak con 118 votos, la exministra de Defensa Penny Mordaunt con 92 y de la actual ministra de Relaciones Exteriores, Liz Truss, con 86.

La votación definitiva se realizará por la tarde, tras la última aparición de Johnson en la Cámara de los Comunes para responder a las preguntas semanales al primer ministro antes del receso estival del Parlamento, que a su vuelta de vacaciones verá ya emerger al nuevo jefe de gobierno.

Los dos finalistas se conocerán a las 15h00 GMT.

Pese a no partir como favorito, Sunak, un británico de abuelos indios, fue rápidamente afianzando sus apoyos y tiene prácticamente asegurado su billete para la batalla final, mientras se estrechaba la carrera por enfrentarse a él ante las bases conservadoras.

Tras la dramática dimisión de Johnson el 7 de julio como líder del Partido Conservador, que le hará abandonar la jefatura del gobierno en cuanto la formación le encuentre un sucesor, la semana pasada comenzó la larga carrera interna para reemplazarlo.

En un primer momento, los 358 diputados conservadores votaron en sucesivas rondas eliminatorias.

Los cerca de 200.000 afiliados de la formación eligirán después entre los dos finalistas mediante una votación postal realizada durante el mes de agosto.

El ganador se anunciará el 5 de septiembre.

Dados los candidatos restantes, el Reino Unido se encamina a tener su primer jefe de gobierno de origen asiático o la tercera primera ministra en la historia del país.

Los finalistas emprenderán un gira para hacer campaña ante los electores y pese a su fuerte respaldo entre los diputados, Sunak no tiene en absoluto asegurada la victoria. De hecho, las últimas encuestas realizadas entre los afiliados del partido vaticinaban que podría perder por amplio margen.

«La campaña más sucia»

El pasado fin de semana se realizaron dos debates televisivos entre los cinco candidatos restantes, que vieron a Truss, representante del ala más derechista, y Sunak, partidario de la ortodoxia presupuestaria tras la pandemia, atacarse muy arduamente.

La ministra de Relaciones Exteriores acusó a su extitular de Finanzas de haber arrastrado al país a una «recesión» al subir impuestos y cargas sociales en un marco de inflación descontrolada, que en junio alcanzó el récord histórico de 9,4% interanual. Este le reprochó, entre otras cosas, haber votado contra el Brexit.

Truss, gran admiradora de la ex primera ministra conservadora Margaret Thatcher, escribió el miércoles en el diario conservador Daily Telegraph que su plan para reactivar la economía estaría «basado en recortes de impuestos, desregulación y duras reformas».

Este tipo de elecciones internas son habituales en una formación política acostumbrada a deshacerse de sus líderes cuando dejan de tener atractivo electoral.

El propio Johnson llegó al poder en julio de 2019 elegido por el Partido Conservador para reemplazar a Theresa May antes de ganar por muy amplia mayoría unas legislativas anticipadas en diciembre de ese año.

El proceso habitualmente resulta en drama, giros y puñaladas por la espalda.

En este tenso contexto, Mordaunt, la sorpresa de esta campaña, una reservista de la Marina que fue brevemente la primera ministra de Defensa, bajo May, y ahora es secretaria de Estado de Comercio Exterior, podría alzarse como la candidata de la unidad.

Su equipo de campaña asegura que encarna «el cambio», frente a los dos otros candidatos de la «continuidad».

En los últimos días pareció poco convincente en los debates y fue duramente acusada de incompetencia pero defendió que los ataques buscaban eliminarla dada su elevada popularidad entre las bases conservadoras.

El ex ministro David Davis acusó incluso a Sunak de prestar votos de sus partidarios a Truss para evitar enfrentarse a Mordaunt en la batalla final. «Quiere enfrentarse a Liz, porque es la persona que perderá el debate contra él», dijo a LBC Radio. «Esta es la campaña más sucia que he visto jamás», agregó.

El multimillonario Sunak, diputado más rico del Reino Unido, es visto en el círculo de Johnson como el hombre que lo traicionó al anunciar su renuncia el 5 de julio, precipitando otras 60 dimisiones en el gobierno y en última instancia la caída del líder conservador.

FUENTE: LISTÍN DIARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí