Madre de Liz María: “Ella era mi vida, yo me quiero morir”

Momentos de dolor viven los familiares de la niña Liz María, luego que un vecino admitiera haber estrangulado a la menor de 9 años y lanzado su cadáver al mar Caribe.

“Ella era mi vida, yo me quiero morir”, gritaba desconsoladamente Liselot García, mientras esperaba noticias de las autoridades que buscan el cuerpo de su hija mayor.

En medio de la desesperación, Liselot le reclamaba a Dios por qué había permitido que su pequeña muriera de esa forma. “Dios, padre, por qué tú me das eso a mí, si tú sabes mi corazón, yo soy muy buena con todo el mundo. Yo no aguanto esto”, gritaba la mujer que reside en el ensanche Isabelita, Santo Domingo Este, junto a sus tres hijos y esposo.Por el trágico hecho está detenido Esterlin Francisco Santo (el Panadero), quien frecuentaba la casa de la menor porque era amigo de sus padres, y residía en el mismo sector. El hombre admitió que cometió el crimen porque sintió miedo a que la menor lo denunciara con sus familiares, ya que éste le había prometido comprarle un celular a cambio de que ella se dejara tocar, lo que constituye en delito de abuso sexual infantil.

“Él era muy amigo de nosotros, él iba allá a la casa y le dábamos comida, él trabajaba muchas veces con mi esposo. Él supuestamente le dijo a la niña que le iba a regalar un celular y la niña le dijo a mi mamá que ella iba a buscar el celular, pero a mí ella no me lo dijo. En la mañana cuando yo me levanté, la niña no estaba allá, y la niña le había dicho a todos los amiguitos que iba a buscar el celular por donde él”, dijo Liselot.Protesta

Los residentes en el ensanche Isabelita protestaron al mediodía de este martes para exigir justicia por el horrendo crimen.

Mientras algunos se unieron a la búsqueda del cadáver, otros quemaban gomas en la avenida Las Américas, lo que obstaculizó el tránsito en ambas vías por al menos una hora.

Además, quemaron el motor de Esterlin Francisco Santo, a bordo del cual desapareció el cuerpo de la niña.

Video lo incrimina

Una cámara de seguridad captó el momento en que, a las 8:58 de la mañana del domingo 16 de agosto, la niña atravesó una verja para dirigirse a la casa del panadero.

Según el video, la niña jamás sale. Sin embargo, a las 11:23 de la mañana, Esterlin Francisco Santo salió por la misma verja, a bordo de un motor que tenía un canasto y contenía un saco.

Según un informe preliminar, el hombre dijo a la Policía que luego de estrangularla, entró el cuerpo de la niña en un saco lleno de piedras y la arrojó al mar Caribe, a la altura del kilómetro 14 ½ de la autopista Las Américas.