Las restricciones a los viajes turísticos empiezan a levantarse, según la OMT

El mundo empieza a reabrirse lentamente al turismo y los destinos flexibilizan con cautela las restricciones de viaje impuestas para frenar la propagación de la COVID-19, aunque, de momento, tan sólo siete, un 3 % del total, han dado algún paso para aliviarlos, según la Organización Mundial del Turismo (OMT).

Al mismo tiempo, varios más “están inmersos en debates significativos sobre la reapertura de sus fronteras”, de acuerdo con la cuarta edición del informe de la OMT sobre la respuesta de los países a la pandemia, que examina las medidas de 217 destinos del mundo a fecha de 18 de mayo de 2020.

No obstante, el 100 % de los destinos sigue teniendo algún tipo de restricciones de viaje relacionadas con la COVID-19 y 185 (un 85 % del total) han cerrado completamente o parcialmente sus fronteras (19 más frente a los 166 del anterior informe del 27 de abril).

El 75 %, 163 destinos, ha cerrado completamente sus fronteras para turistas internacionales, incluidas las aéreas, marítimas y terrestres, siete más.

Por regiones, el 74 %, en África; el 86 %, en las Américas; el 67 %, en Asia y el Pacífico; el 74 %, en Europa, y el 69 %, en Oriente Medio.

En el 37 % de los destinos (80), las restricciones de viaje llevan 10 semanas en vigor, mientras que en el 24 % (51), 14 semanas o más.

El número de destinos que ha suspendido total o parcialmente los vuelos internacionales ha disminuido de 26 a 11 (un 5 % del total), en tanto que 10 (1 más) prohíbe la entrada de pasajeros de países de origen específicos.

Los 12 destinos restantes (4 menos) están aplicando diferentes medidas, como cuarentena o autoaislamiento durante 14 días, visados o exámenes médicos antes o después de la llegada.

El secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili, ha destacado que, si se reducen las restricciones de viaje de manera responsable y en el momento oportuno, se ayudará a que los numerosos beneficios sociales y económicos que genera el turismo puedan ir recuperándose de manera sostenible.

Ha subrayado “la necesidad de vigilancia, responsabilidad y cooperación internacional a medida que el mundo, poco a poco, se vaya abriendo de nuevo”.