La Organización Internacional de las Migraciones (OIM) confirmó hoy que 108 personas murieron en cuatro naufragios ocurridos frente a las costas de Libia, en el Mediterráneo central, entre el 26 de diciembre de 2023 y el 3 de enero de este año.

Tres de los naufragios tuvieron lugar en diciembre pasado: el 26, frente a las costas de Al Zauiya, con 24 fallecidos y 7 supervivientes; el 28, junto a la petrolera Sirt, con 6 muertos y un superviviente y el 19, frente a Sabrata, con 43 muertos y 30 supervivientes, indicó a EFE el portavoz de la OIM para el Mediterráneo Central, Flavio di Giacomo.

El pasado día 3 fue cuando sucedió el cuarto naufragio, frente a Zuara, con 35 muertos y 27 sobrevivientes, añadió.

Según la OIM, el año 2023 terminó con un total de 2.383 muertes en el Mediterráneo central.

Este domingo, Alarm Phone, un grupo que ofrece ayuda telefónica a los migrantes que atraviesan el mar para dirigirse a Europa, había denunciado que al menos 78 personas murieron en dos naufragios ocurridos a finales de 2023.

«Dos naufragios en el Mediterráneo Central. Ahora podemos confirmar que dos barcos zozobraron a finales de 2023, y al menos 78 personas perdieron la vida en Zuara y Sabrata los días 28 y 29 de diciembre», escribió en sus redes sociales.

«Estas muertes masivas están ocurriendo mientras Italia ordena a la flota civil que se dirija a puertos seguros lejanos y la guardia costera libia está ampliando su área de operaciones para obligar a la gente a regresar a Libia», añadió.

Alarm Phone criticaba así la política del gobierno de la ultraderechista italiana Giorgia Meloni de complicar las operaciones de salvamento de las ONG humanitarias en el Mediterráneo Central, a las que obliga a desplazarse hasta puertos muy lejanos de la zona de rescate y a hacerlo inmediatamente tras el primer salvamento.

Varias ONG, como Open Arms, Médicos Sin Fronteras o Sea Eye, han sido multadas y retenidas durante días sin poder salir al mar por no cumplir con esta normativa.

«Nuestro más sentido pésame y solidaridad para quienes perdieron a sus seres queridos en las fronteras asesinas de Europa», añadió Alarm Phone.

Según la OIM, entre el 24 al 30 de diciembre de 2023, 1.234 migrantes fueron interceptados y devueltos a Libia, mientras que la cifra se elevó a 17.025 durante todo el año, cuando 1.974 personas murieron en el Mediterráneo y al menos 1.372 desaparecieron.

FUENTE: EL NUEVO DIARIO

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí