Nikola Jokic (31 puntos, 11 rebotes y 7 asistencias) y Jamal Murray (32 puntos y 9 asistencias con 26 puntos en una fantástica segunda mitad) rescataron este viernes a los Denver Nuggets, que sufrieron mucho para imponerse por 117-122 a unos Brooklyn Nets que, pese a una actuación muy digna, encadenaron su quinta derrota seguida.

Los Nuggets, terceros en el Oeste con un balance de 20-10, extendieron una estupenda dinámica reciente con seis triunfos en sus últimos siete partidos. Además disfrutaron de un Murray que consiguió su máxima anotación en esta temporada y de un Jokic que no perdió ni un balón y que tuvo un tremendo diferencial +/- de +29.

Todo lo contrario le ha pasado a los Nets (13-15), a los que se les ha atragantado la previa de las Navidades.

No obstante, los de Brooklyn tendrán mañana la oportunidad ideal de enderezar el rumbo ya que recibirán a los ruinosos Detroit Pistons, que han perdido 25 partidos seguidos (2-26 de balance) y que están a solo una derrota de igualar la peor racha en la historia de la NBA en una sola campaña.

Los Nets estuvieron muy cerca de dar la sorpresa ante los vigentes campeones de la NBA gracias a una encomiable actuación coral con siete jugadores por encima de los 10 puntos y con 47 puntos de su banquillo (solo 23 de los reservas de unos Nuggets tristes sin sus figuras en la pista).

Cam Thomas (23 puntos), Cam Johnson (17 puntos) y Nic Claxton (10 puntos, 16 rebotes y 6 asistencias) destacaron en los locales.

Jokic y Murray deciden

Ni Jokic ni Murray: fue Michael Porter Jr. el que descorchó el ataque de los Nuggets con 8 puntos casi seguidos y un 3 de 3 en tiros para que Denver empezara la velada de la mejor manera posible (7-14 con 7.37 en el reloj).

Sin embargo, varias pérdidas de balón de los visitantes por algunas filigranas innecesarias abrieron la puerta del encuentro a los Nets, que agradecieron el regalo cargando su ofensiva desde el triple (5 de 9) para llegar al segundo cuarto con todo en tablas (28-28).

Los minutos sin Jokic y Murray, habitualmente una losa para los de Mike Malone, pasaron factura a Denver, que comenzó el segundo cuarto con un parcial en contra de 13-7 que le dio a los Nets sus primeras ventajas de la velada (41-35 con 8.07 por jugarse).

Dorian Finney-Smith y Thomas sacaron petróleo de la limitada segunda unidad de los Nuggets, a años luz de un quinteto titular que es una maquinaria que, cuando está engrasada, es una de las más atractivas y letales de la liga.

El panorama cambió precisamente cuando regresaron a la cancha los referentes de Denver, que reforzaron la defensa y corrieron al contraataque para recuperar el terreno perdido.

En dos minutos y medio ya habían empatado el marcador, pero los Nets resistieron con un juego fabulosamente coral y se marcharon al descanso con un margen mínimo a favor (60-58).

Jokic (14 puntos), Gordon (13) y Porter Jr. (12) encabezaron a los Nuggets, pero Brooklyn respondió con una gran primera mitad de sus reservas, que metieron 29 puntos por los solo 13 de sus rivales.

Finney-Smith, con 9 puntos, fue el más productivo de unos Nets en los que anotaron los nueve jugadores empleados en la primera mitad.

El intercambio de golpes continuó en la vuelta a la cancha con un ritmo de correcalles que parecía favorecer a los Nets.

Pero entonces tomó la palabra Murray, discreto con solo 6 puntos en la primera mitad pero que entró en combustión en el tercer cuarto con 16 puntos y un 3 de 4 en triples.

Jokic le acompañó con 8 puntos, pero el notable y constante esfuerzo colectivo de los neoyorquinos les permitió llegar con vida al desenlace ante unos Nuggets que no acababan de pisar el acelerador (86-88).

La insistencia y el acierto de Thomas reactivaron a los Nets, que con un dos más uno de Johnson metieron a Denver en un problema cada vez más serio (105-101 a falta de 4.50).

Pero ahí se le empezaron a apagar las luces a los locales. Jokic encadenó un triple y una penetración, Kentavious Caldwell-Pope sumó otro tiro de tres y Murray aportó tanto desde la media distancia como atacando la zona (110-113 con 55 segundos por jugarse).

Los Nets, que estuvieron más de tres minutos sin anotar en la recta final, lo intentaron con Spencer Dinwiddie y Mikal Bridges. Un gran mate de Peyton Watson parecía la sentencia, pero el joven de los Nuggets cometió un grave error concediendo después un triple más adicional para Thomas (114-115 a falta de 19 segundos).

Finalmente fue Murray el que desde los tiros libres -y cazando un rebote clave cuando falló uno de ellos- culminó la victoria de los Nuggets.

FUENTE: EL NUEVO DIARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí