Haití cierra el paso a patanas de RD; autoridades de ambos países inician diálogo

Momenrtos de tensión se vivieron ayer en el tramo de la frontera dominico-haitiana de Dajabón, lue­go de registrarse varios in­cidentes violentos cuando autoridades haitianas im­pidieron el paso a su país de camiones y patanas cargadas de mercancías.

Mientras tanto, el mi­nistro dominicano de Re­laciones Exteriores, Ro­berto Álvarez ,y el jefe de Gabinete del Ministerio de Haití, Jean Claude Barthé­lemy, se reunieron con au­toridades militares y civi­les de ambos países, en el inicio de contactos para redefinir asuntos relativos a los límites fronterizos entre ambos países, esta­blecidos mediante acuer­do binacional de 1929.

También hablaron sobre la necesidad de controlar y mejorar los procesos de recaudación aduanal, pre­venir el contrabando de mercancías y el trasiego de carbón vegetal.

Los incidentes

Agentes de la Policía Na­cional de Haití e inspecto­res del Ayuntamiento de Juana Méndez despoja­ron a muchos haitianos de productos básicos que com­praron en territorio domi­nicano, arrojándolos al río Masacre.

Esta acción provocó en­frentamientos entre comer­ciantes, compradores hai­tianos y miembros de la Policía de Haití y del cabildo de Juana Méndez.

El vocero de los comer­ciantes haitianos, Onery Aliba, dijo que muchos to­maron dinero prestado pa­ra comprar artículos en República Dominicana, pero que inspectores de la alcaldía de Juana Méndez se los incautaron, destru­yeron unos y otros los lan­zaron al río.

Asimismo, explicó que en medio de la situación que están viviendo pueblos haitianos cerca de la fron­tera dominicana, donde hay escasez de alimentos, debido a la pandemia del Covid-19, “no es justo que les quiten artículos y mer­cancías que compraron en este país”.

Dijo que los haitianos ne­cesitan alimentos y que en República Dominicana es donde pueden comprarlos.

Otros compradores se quejaron de que muchos haitianos se apoderaron de los productos que les despojaron las autorida­des de su país.

 Reforzamiento

Tras producirse los inci­dentes, de inmediato el la­do dominicano de la fronte­ra fue reforzado con tropas del Cuerpo Especializado en Seguridad Fronteriza Terrestre (Cesfront) y del Ejército.

Las autoridades de Haití es­tán exigiendo que se con­creticen acuerdos a que arribaron con sus pares do­minicanas para garantizar un mejor funcionamiento del intercambio comercial binacional.

Reunión de alto nivel

En el encuentro a nivel de ministerios, una comisión mixta integrada por fun­cionarios de ambos países trató el tema de la crecida de los lagos Azuey y Enri­quillo, que han provocado la movilización de comuni­dades vecinas de Haití ha­cia la región suroeste del territorio dominicano en los últimos años.

En el encuentro, que tuvo lugar en la Unidad Militar de Gestión Coordinada de Fronteras en Jimaní, del Ministerio de Defensa, se abordó la necesidad de ha­cer cumplir, en la brevedad posible y con la pericia téc­nica de ambos países, los límites que ya establecen los bornes fronterizos 240, 241 y 242 (sumergidas en el agua), y que determinan la división territorial y la soberanía de cada país.

 SEPA MÁS

Advertencia.

El alcalde Juana Mén­dez, Luma Demetrius, ha pedido que se for­me una comisión que proteja a los haitianos que compran en terri­torio dominicano, que sean frenados los ale­gados abusos en con­tra de compatriotas que entran a Repúbli­ca Dominicana en in­tercambios de nego­cios.

<

Demetrius ha adver­tido de que los com­patriotas que traten de cruzar a su país con mercancías pro­cedentes de Repúbli­ca Dominicana, usan­do el río Masacre, se­rán despojados de ellas.