InicioInternacionalesEl movimiento de los talibanes en Afganistán

El movimiento de los talibanes en Afganistán

Los talibanes, que protagonizaron una ofensiva relámpago este mes para tomar el poder en Afganistán, celebraron en la noche del lunes al martes la retirada oficial de las últimas tropas estadounidenses tras 20 años en el país.

Este movimiento islamista gobernó entre 1996 y 2001 imponiendo una rigurosa interpretación de la Sharia (ley islámica), antes de ser expulsado del poder.

Dos décadas más tarde, y tras una dura guerra de resistencia, entraron victoriosos a la capital Kabul el 15 de agosto.

Esta es la historia del movimiento:

Estudiantes de religión

En 1994, el movimiento de los talibanes («estudiantes en religión») apareció en Afganistán, un país devastado por la guerra contra los soviéticos (1979-89) y escenario de una lucha fratricida entre muyahidines desde la caída del régimen comunista en Kabul, ocurrida en 1992.

Formados en las madrasas (escuelas coránicas) del vecino Pakistán, donde estos islamistas sunitas se refugiaron durante el conflicto con los soviéticos, los talibanes estaban encabezados por el misterioso mulá Mohammad Omar, fallecido en 2003, y sucedido por el mulá Akhtar Mansur, asesinado en 2016 en Pakistán.

Actualmente, los talibanes están dirigidos por Hibatullah Akhundzada y el mulá Abdul Ghani Baradar, cofundador del movimiento, encabeza el ala política.

Como la mayoría de la población afgana, ellos son esencialmente pastunes, el grupo étnico que ha dominado el país casi ininterrumpidamente durante dos siglos.

Ascenso fulgurante

Los talibanes prometían restablecer el orden y la justicia, y fue así como lograron un ascenso fulgurante, con el apoyo de Pakistán y la aprobación tácita de Estados Unidos.

En octubre de 1994, casi sin luchar tomaron Kandahar, la antigua capital real.

Dotados de un arsenal militar y un gran tesoro de guerra que les permitía comprar a los comandantes locales, se apoderaron de Kabul el 27 de septiembre de 1996.

Régimen de terror

Cuando estuvieron en el poder, los talibanes impusieron una estricta ley islámica que prohibía los juegos, la música, las fotografías y la televisión. Negó a las mujeres el derecho de trabajar y las escuelas para niñas fueron cerradas.

En marzo de 2001, la destrucción con dinamita de los budas gigantes de Bamiyán (centro) provocó la indignación internacional.

La sede del poder se trasladó a Kandahar, donde el mulá Omar vivía recluido en una casa construida por Osama bin Laden, líder de Al Qaida.

El territorio de los talibanes se convirtió en un santuario para los yihadistas de todo el mundo, que llegaban hasta allí para entrenarse, en particular los de Al Qaida.

Capitulación

Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, perpetrados por Al Qaida, Washington y sus aliados de la OTAN lanzaron una amplia operación militar en el país el 7 de octubre de ese mismo año, después de que el régimen talibán se negara a entregar a Bin Laden.

El 6 de diciembre capitularon. Tanto los dirigentes talibanes como los de Al Qaida huyeron al sur y al este del país y también a Pakistán. 

Rebelión sangrienta

Los ataques y emboscadas contra las fuerzas armadas occidentales se multiplicaron.

En julio de 2015, Pakistán acogió las primeras conversaciones directas, apoyadas por Estados Unidos y China, entre el gobierno afgano y los talibanes.

Acuerdo histórico

A mediados de 2018, estadounidenses y talibanes iniciaron unas discretas negociaciones en Doha, interrumpidas varias veces tras los ataques contra las tropas de Estados Unidos.

El 29 de febrero de 2020, Washington firmó un acuerdo histórico con los talibanes, que preveía la retirada de los soldados extranjeros a cambio de garantías de seguridad y la apertura de negociaciones.

Retirada de EEUU y ofensiva talibana

El 8 de julio de 2021, el presidente estadounidense Joe Biden declara que la retirada de sus fuerzas, que comenzó en mayo, se «completará el 31 de agosto».

Cinco semanas después los talibanes entran en la capital Kabul y el presidente Ashraf Ghani, que había abandonado el país, admite que los insurgentes «ganaron».

El domingo, los talibanes revelan que su máximo líder Hibatullah Akhundzada se encuentra en Kandahar, en el sur del país, y que planea hacer una aparición pública.

En la noche del 30 al 31 de agosto, la salida del último militar estadounidense de Kabul les deja completamente en el poder. «Hemos hecho historia», celebra Anas Haqqani, un alto responsable del movimiento.

FUENTE: LISTIN DIARIO

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments